Partidos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Aficionados españoles tiñen de rojo la Marienplatz

Múnich (Alemania), 9 jul (EFE).- Miles de aficionados españoles tiñeron de rojo la Marienplatz disfrutando en el centro de Múnich de las horas previas al duelo de semifinales que España disputará ante Francia desde las 21:00 horas en el Munich Football Arena, imponiéndose con sus cánticos a la afición francesa.

Aficionados españoles animan horas antes de la semifinal de la Eurocopa 2024 entre España y Francia, este martes en Múnich (Alemania). EFE/ Jj Guillén
Aficionados españoles animan horas antes de la semifinal de la Eurocopa 2024 entre España y Francia, este martes en Múnich (Alemania). EFE/ Jj Guillén

Múnich (Alemania), 9 jul (EFE).- Miles de aficionados españoles tiñeron de rojo la Marienplatz disfrutando en el centro de Múnich de las horas previas al duelo de semifinales que España disputará ante Francia desde las 21:00 horas en el Munich Football Arena, imponiéndose con sus cánticos a la afición francesa.

Marc Cucurella está de moda en la Eurocopa 2024. Al habitual 'look' de torero y a los capotes en aficionados españoles, al bombo heredado de Manolo y la trompeta que nuevamente hizo bailar al ritmo de la canción del vestuario, 'Potra salvaje', se suman numerosas pelucas imitando el pelo de 'Cucu', una de las grandes revelaciones del torneo.

Por el centro de Múnich, soportando los 30 grados en una notable subida de temperaturas en Alemania, se dejaron ver numerosos aficionados aguantando el calor de la peluca rizada.

También alguno llegado de Inglaterra con un pancarta con foto del lateral izquierdo, bandera pintada de España y escudo del Chesea. "Cucu, dame tu camiseta por favor", mostraba ya horas antes de acudir al estadio en busca del preciado 'trofeo'.

Las fotos entremezclados de aficionados españoles con franceses, los brindis con cerveza, los cánticos conjuntos y hasta el recuerdo a una leyenda como Zinedine Zidane se repitieron entre grupos de seguidores.

"Mbappé a su nueva casita en Madrid", señalaban un grupo de seguidores madridistas, que hoy no desean nada bueno a su nueva estrella.

Así, en la Marienplatz, tan imponente, miles de aficionados quedaron como punto de encuentro, se fotografiaron, cantaron y comenzaron a calentar el partido muchas horas antes del inicio.

Familiares de jugadores también se entremezclaron con aficionados, comiendo en restaurantes céntricos comida alemana. Y también se escuchó con fuerza 'La Marsella', el himno nacional francés en las terrazas donde las cervezas se agotaban ante el intenso calor.

Se espera el encuentro con más seguidores españoles de toda la Eurocopa, cerca de 15.000, con algún incidente en retrasos de vuelos y cancelaciones que han manchado las horas previas al espectáculo.

España tendrá el impulso de la grada del Munich Football Arena en busca de la quinta final de su historia de la Eurocopa en un torneo en el que firma el pleno de triunfos siendo la gran sensación. El deseo de volver a escuchar 'Mi gran noche' en el estadio marca la cuenta atrás.