Partidos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La incógnita Griezmann

Dortmund (Alemania), 8 jul (EFE).- "Esperamos muchísimo más de él", apuntó este lunes Adrien Rabiot sobre su compañero Antoine Griezmann, que encara la semifinal contra España sin goles ni asistencias en la Eurocopa 2024, suplente incluso un partido, sin la titularidad indiscutible que siempre le perteneció con Didier Deschamps desde 2014 y entre las incógnitas que ha despertado de pronto en el torneo continental.

Griezmann, en el partido de cuartos de final ante Portugal. EFE/EPA/ROBERT GHEMENT
Griezmann, en el partido de cuartos de final ante Portugal. EFE/EPA/ROBERT GHEMENT

Dortmund (Alemania), 8 jul (EFE).- "Esperamos muchísimo más de él", apuntó este lunes Adrien Rabiot sobre su compañero Antoine Griezmann, que encara la semifinal contra España sin goles ni asistencias en la Eurocopa 2024, suplente incluso un partido, sin la titularidad indiscutible que siempre le perteneció con Didier Deschamps desde 2014 y entre las incógnitas que ha despertado de pronto en el torneo continental.

De la máxima confianza para el técnico, un jugador incontestable e incuestionable en todo su recorrido ya de 134 partidos y 44 goles con el conjunto 'bleu' (es el cuarto más goleador, sólo superado por los 57 de Olivier Giroud, los 51 de Thierry Henry y los 48 de Kylan Mbappé), Alemania 2024 lo ha puesto ante la crítica, entre las dudas ofensivas insistentes también de su equipo, que defiende mucho mejor de lo que ataca.

"Todo el mundo está un poco sorprendido porque todos sabemos lo bien que puede jugar y lo bien que jugó en el último Mundial, en su mejor momento y a su mejor nivel. No sabemos muy bien cómo explicarlo. Tal vez físicamente no esté en su mejor momento", abundó su compañero Adrien Rabiot en la rueda de prensa oficial de la víspera del duelo contra España en el Múnich Arena, en la que no comparecieron ni Kylian Mbappé, el capitán, como es habitual, ni tampoco Antoine Griezmann, el segundo en esa jerarquía.

"Pero tenemos expectativas depositadas en Griezmann. Esperamos muchísimo más de él, confiamos en él como compañeros", insistió el centrocampista del Juventus.

¿Puede ganar Francia sin el mejor Griezmann? "Esto es un deporte de equipo. Los capitanes, Kylian, Antoine, estamos ahí para apoyarles. A ver si podemos contar con los mejores Antoine y Kylian. Obviamente, será mucho mejor para el equipo, pero hasta ahora hemos continuado así", continuó.

"Mbappé y Griezmann no están con las piernas tan frescas"

"No sólo dependemos de las individualidades. Griezmann y Mbappé no están con las piernas tan frescas como siempre, pero les apoyamos al cien por cien porque pueden decidir un partido en cualquier momento", insistió después Rabiot, que, una vez cumplido su encuentro de sanción ante Portugal, retornará al once inicial, en el que Griezmann no es tan indiscutible.

No desveló sus planes para la alineación Didier Deschamps, que previsiblemente mantendrá toda su estructura en la defensa (Jules Koundé, Dayot Upamecano, William Saliba y Theo Hernández, aparte del portero Mike Maignan) y en el medio campo (Aurelien Tchouameni y N'Golo Kanté, con la vuelta de Rabiot por Eduardo Camavinga). También es segura la titularidad de Mbappé.

Y quedan dos plazas de ataque. En una debería estar Griezmann...

Hasta ahora, salvo el momento puntual ante Polonia, Deschamps ha confiado en él, incluso ha transformado su posición o su sistema para su recorrido como titular.

En el primer duelo contra Austria jugó en el centro del campo, en esa demarcación híbrida en la que ejerce en los últimos tiempos como un jugador total; en el segundo ante Países Bajos pasó al ataque ante la ausencia de Kylian Mbappé, por la fractura en la nariz sufrida cinco días antes, sin riesgos y en el banquillo; en el cuarto, los octavos de final ante Bélgica, fue trasladado a la derecha; y en el quinto, en cuartos con Portugal, como media punta.

¿Y ahora? Las opciones están abiertas. No se le espera en la línea exclusiva del medio campo. Quizá como enlace en un 4-4-2 con rombo o como delantero, por la derecha o por el medio en un 4-3-3.

O incluso, en el banquillo, si Deschamps opta por devolver al extremo diestro a Ousmane Dembele y dar recorrido como '9' de referencia a Marcus Thuram o Randal Kolo Muani, aunque ninguna de esas combinaciones tampoco le ha servido hasta ahora en la Eurocopa para mejorar la insospechada falta de pegada: 89 remates, 1 gol de penalti y dos tantos en propia puerta con los que Francia ha subsistido hasta las semifinales.

Doce remates, cero goles

En Alemania 2024, Griezmann, de repente, no es Griezmann, con doce remates y ni un solo gol. Ha anotado dos nada más en los últimos 33 duelos de su selección, desde noviembre de 2021 hasta ahora, aunque sí ha dado nueve asistencias en ese recorrido, frenado aún más en la Eurocopa actual; peor ahora en casi todos los registros que antes con la selección.

Tan capital como lo fue en el campeonato continental en 2016, cuando fue finalista con seis goles suyos; en el Mundial de Rusia 2018, como campeón con dos dianas; y en Qatar 2022, como el jugador total que dirigió a la selección francesa de nuevo a la final, sin la necesidad de marcar. Jugó e hizo jugar a sus compañeros. Muy lejos de eso está ahora, tiene la revancha ante España. ¿Es la última oportunidad en esta Eurocopa?

Mientras, los datos confirman las sensaciones. Del 0,41 de goles por partido de antes, en sus 129 duelos previos a la Eurocopa 2024, al cero de ahora, en sus cinco choques y 365 minutos (es el décimo jugador en cantidad de tiempo sobre el campo de la plantilla en Alemania 2024). O del 0,28 de asistencias cada 90 minutos al cero de ahora. O de sus 37,94 pases con éxito al 32,16. O sus 0,71 pases clave por encuentro al 0,23 en Alemania.

Griezmann da menos pases en el área (1,99 a 1,62), lanza menos tiros (2,5 a 2,31), remata menos entre los tres palos (1,14 a 0,93), recupera menos balones en campo rival (2,67 de antes a 1,39 ahora) y en cualquier sector del campo (4,18 a 2,78), regatea menos (2,03 a 1,16), tiene menos éxito en el 'dribling' (0,99 a 0,23) y presenta un índice menor de goles esperados (0,39 a 0,23), aunque toca más la pelota en el área en esta Eurocopa (3,7 a 3,24), presiona de forma similar (5,06 y 5,09) y pierde menos el balón, porque interviene menos.

Aun así, mientras tanto, todo el mundo espera su resurgir. Lo ha hecho más veces. Nadie duda de sus cualidades. Están ahí. Más que demostradas. Es el futbolista con más contribución ofensiva en las eliminatorias de las grandes competiciones de la historia, con ocho goles y seis asistencias en catorce partidos de octavos en adelante. El siguiente es su compañero Kylian Mbappé, con diez. Después, la leyenda alemana Gerd Müller.

Iñaki Dufour