Partidos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Un miembro de la seguridad resbala y golpea sin querer a Morata, que acaba cojeando

Múnich (Alemania), 9 jul (EFE).- La celebración del final de partido de España en el fondo donde presenciaron la semifinal ante Francia los aficionados españoles dejó un inesperado accidente, tras un nuevo salto de un espontáneo y el resbalón de un miembro de la seguridad que se convirtió en una dura 'entrada' al delantero del Atlético de Madrid Álvaro Morata, que resultó dañado en la rodilla derecha.

Un miembro de la seguridad resbala y golpea a Morata; pudo lesionarlo Alvaro Morata durante el partido de semifinales de la Eurocopa de fútbol que España y Francia disputaron en Múnich.) EFE/EPA/RONALD WITTEK
Un miembro de la seguridad resbala y golpea a Morata; pudo lesionarlo Alvaro Morata durante el partido de semifinales de la Eurocopa de fútbol que España y Francia disputaron en Múnich.) EFE/EPA/RONALD WITTEK

Múnich (Alemania), 9 jul (EFE).- La celebración del final de partido de España en el fondo donde presenciaron la semifinal ante Francia los aficionados españoles dejó un inesperado accidente, tras un nuevo salto de un espontáneo y el resbalón de un miembro de la seguridad que se convirtió en una dura 'entrada' al delantero del Atlético de Madrid Álvaro Morata, que resultó dañado en la rodilla derecha.

Durante el partido y a su conclusión no hubo el suficiente control para que jóvenes aficionados saltaran al césped. Si en la segunda parte un seguidor buscó con móvil en mano a Kylian Mbappé y acabó abrazando al delantero francés, a la conclusión del partido fueron varios los que desafiaron a las fuerzas de seguridad.

La mala suerte se alió con Morata en un incidente evitable. Un miembro de la seguridad privada se resbaló en su carrera y golpeó a Morata, que de espaldas no esperaba la patada. Le dobló la rodilla derecha y rápido el capitán de la selección se quejó del dolor que sentía.

Se incorporó cojeando a la foto que los internacionales españoles se hicieron con la afición a sus espaldas y Dani Carvajal le calmaba dándole un beso en la cabeza.