Partidos
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Dos semifinales de Southgate, cuatro de Inglaterra en la Eurocopa

Düsseldorf (Alemania), 6 jul (EFE).- Frente a la crítica, Gareth Southgate sigue adelante en la selección inglesa, clasificada para las cuartas semifinales de su historia en la Eurocopa; las dos últimas dirigidas por un entrenador siempre en entredicho, que también tiene otra semifinal en el Mundial en 2018, cumplió cien partidos en el banquillo del equipo nacional y quiere más en Alemania 2024, a la espera de rival a un solo paso de la final.

El seleccionador inglés Gareth Southgate celebra el pase de Inglaterra a las semifinales en Düsseldorf (Alemania) EFE/EPA/FRIEDEMANN VOGEL
El seleccionador inglés Gareth Southgate celebra el pase de Inglaterra a las semifinales en Düsseldorf (Alemania) EFE/EPA/FRIEDEMANN VOGEL

Düsseldorf (Alemania), 6 jul (EFE).- Frente a la crítica, Gareth Southgate sigue adelante en la selección inglesa, clasificada para las cuartas semifinales de su historia en la Eurocopa; las dos últimas dirigidas por un entrenador siempre en entredicho, que también tiene otra semifinal en el Mundial en 2018, cumplió cien partidos en el banquillo del equipo nacional y quiere más en Alemania 2024, a la espera de rival a un solo paso de la final.

En las 15 ediciones precedentes, con la participación del equipo británico en nueve de ellas, llegó dos veces a la penúltima ronda: una en 1996, con Terry Venables como entrenador, Alan Shearer como goleador y el propio Southgate como jugador, cuando Alemania la doblegó en los penaltis; otra en 1968, con Gordon Banks, Bobby Moore o Bobby Charlton, cuando Yugoslavia la superó por 1-0 en la primera ocasión que alcanzó hasta esa ronda.

Southgate ha provocado las dos últimas. Dos de dos. En la Eurocopa multinacional de 2021, con la Final a Cuatro en su propio territorio, cuando se presentó en la final en Wembley, perdida en los penaltis por las paradas de Gianluigi Donnarumma e Italia. Y ahora, cuando más dudas surgían, cuantas más críticas despertaba, al borde del desplome contra Eslovaquia en los octavos de final, pero de nuevo ahí. A dos pasos del primer título europeo.

"Sólo hemos jugado dos finales en nuestra historia, tres semifinales, así que otros países que podríamos considerar más pequeños que Inglaterra han tenido un historial mucho mejor de títulos y de llegar a las últimas fases de las finales", admitió en la víspera el técnico, que a falta de jugar bien y marcar goles produce resultados, lo indispensable.

Números contra el rechazo y contra la sensación insistente de que no saca partido de una generación de futbolistas de altísimo nivel. No juega bien, ni se acerca, más allá de ratos puntuales en esta Eurocopa, atravesada desde la primera ronda hasta los cuartos de final con dos victorias (1-0 a Serbia y 2-1 a Eslovaquia en la prórroga) y dos empates (0-0 con Eslovenia y 1-1 con Dinamarca), invicto como lo está desde su debut en este torneo.

La Inglaterra de Southgate nunca ha perdido en la fase final de la Eurocopa. Son siete triunfos y cinco igualadas. Ha vencido a Croacia (1-0), República Checa (0-1), Alemania (2-0), Ucrania (0-4) y Dinamarca (2-1), en 2021, y a las citadas Serbia (1-0) y Eslovaquia (2-1) en 2024, ya ha equilibrado su marcador con Escocia e Italia, antes, y con Eslovenia, la propia selección danesa y ahora Suiza, en la actual edición. Su equipo marcó 16 goles. Recibió sólo cinco.

En su recorrido de cien partidos, las derrotas tan solo representan un 16 por ciento. Nada más tres en sus últimos 26 encuentros. Ha ganado 60 de esos duelos. Y empató 24.

Si, además, se añaden las semifinales de la historia de Inglaterra en los Mundiales, que son tres, la cifra sube hasta siete... tres de ellas con él. Lo logró en el Mundial de 2018 en Rusia, cuando él ya dirigía los destinos de la selección inglesa, derrotado por 2-1 por Croacia con los goles Iván Perisic, en el 68, y Mario Mandzukic, en la prórroga, tras el 0-1 de Kieran Trippier, hoy también presente en Alemania 2024, en los primeros instantes del choque.

Las otras corresponde a 1990, cuando el conjunto entrenado por Bobby Robson cayó en los penaltis contra Alemania, con los goles de Gary Lineker y Andreas Brehme (en aquel equipo inglés jugaban también Peter Shilton, Crhis Waddle o Paul Gasgoigne), y a 1966, cuando se proclamó campeona del mundo en su casa, tras superar en las semifinales 2-1 a Portugal, con las dos dianas de Bobby Charlton frente al también magnífico Eusebio.

Iñaki Dufour